‘The Descendants’: No a los Oscars, si a los sentimientos

Otra película que se está haciendo sentir en las premiaciones es ‘The Descendants’ de mano de Alexander Payne. En mi opinión, esta es una de esas películas que se hacen sentir por lo simple de la trama y su correcta dirección, algo parecido a lo que fue ‘The King’s Speech’ en el 2010, aunque esta última, con mucho mayor fuerza emocional, tanto en el reparto como en la dirección. La simpleza es lo que nos seduce en esta cinta que muchos dicen es “la actuación de su carrera” por al interpretación de George Clooney.

La película comienza de una forma bastante interesante, una mujer en un bote con una  sonrisa que parece no saldrá con facilidad, nos transmite esa alegría, por más que ni sepamos de que trata la cinta o quien es esta mujer. Al segundo lo sabemos y, lastimosamente, ese aire de felicidad que tiene la película, solo dura unos segundos. La misteriosa mujer era Elizabeth, esposa de Matt King (George Clooney), segundos antes de su trágico accidente que la dejaría en estado de coma. Pero no es mucho en el sufrimiento de esta mujer lo que se centra esta cinta, sino en el cómo Matt hace para salir adelante, descubriendo cosas que poco o nada quería saber de su esposa e intentando transmitir seguridad a sus hijas que en ese momento, lo necesitaban. A todo esto sumarle el hecho de ser administrador y en parte heredero de unas tierras que valen más de 500 millones de dólares y no saber exactamente qué hacer con ellas.

Uno de los fuertes de esta película definitivamente fue el cast. Todo el reparto es excelente, comenzando por George Clooney, que no dio en mi opinión “la actuación de su carrera”, pero si una actuación acorde, que demostraba la fragilidad de su personaje, y su desesperado intento por salir adelante. Lo mismo con Shailene Woodley, como la hija problemática de Matt, Alexandra, quien finalmente se da cuenta que debe madurar y ayudar a su padre. Del resto del cast se puede decir lo mismo, en mi opinión no hubo nadie que desencaje, todos lograban que uno empatice con ellos, y eso si que no es alog fácil de hacer.

El segundo fuerte de esta película es la parte técnica y la dirección. Una fotografía cálida, que nos transmite esos sentimientos de vacacionar tan típicos de Hawai, dando tomas que enamoran a primera vista. La música también, al fusionarse con la fotografía, logran transmitir demasiada calidez, pero obviamente, como estamos ante un drama donde no todo es cálido y divertido. Pero más allá del esfuerzo técnico, la dirección de Alexander Payne sobresale, las tomas que logra hace que la cinta tome fuerza y un caracter que hace que planee sobre los dramas de hoy en día. Además de que se nota que hace que sus actores den lo mejor de ellos.

Más allá de la dirección, la fotografía, la música, el último fuerte de esta cinta, y el más importante creo yo, es sin dudas el guión y la trama. Es impresionante como explora en los sentimientos humanos, como uno logra compenetrarse con el personaje de Matt. SPOILER: a mi me sorprende que por más que su esposa lo haya traicionado, el de todas formas le dio la posibilidad a su amante de despedirse, fue un acto muy noble, de esos que “tocan” a los espectadores FIN DEL SPOILER. Muchos otros aspectos de Matt se van desvelando a medida que la trama avanza, los aciertos en sus decisiones, así también como sus tropiezos y errores como todos ser humano, pero como uno siente todo lo que está pasando es sencillamente majestuoso. Y esto no pasa solo con Matt, también con los otros personajes, uno compenetra con ellos, gracias a la inteligencia del guión y las actuaciones geniales.

Paradise? Paradise can go fuck itself. – Matt King

Una de las cosas que más me gustó de esta película es cuando Matt explica cómo se manejan en Hawai, y como las cosas no son lo que parecen, además de tener una secuencia inicial asombrosa, que logró mojarme los ojos a los 2 minutos de comenzar a verla.

Es muy cierto que esta no es una “obra maestra” y, en mi opinión más que nominaciones no tendrá el próximo 24 de febrero, pero eso no importa, lo innegable es que la película sobresale por la media de los dramas, no estamos ante un drama más de “hay que superar nuestras dificultades y enfrentar la vida”, las actuaciones, el guión y la dirección hacen de esta cinta, un drama diferente, envolvente, cautivante y mágico.

Anuncios

Un pensamiento en “‘The Descendants’: No a los Oscars, si a los sentimientos

  1. Pingback: Oscar 2012: Predicciones y favoritos « Opiniones sin palomitas

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s