‘Argo’: La desesperación puede ser fascinante

Argo banner

Ben Affleck… un nombre que podemos escuchar pronunciar con odio o con amor, dependiendo de quien lo diga. Este multifasético actor/director/guionista ha creado una lista tanto de seguidores como de haters, esto se debe al sencillo motivo de que es un genio tras cámaras (como guionista y como director) pero a la hora de interpretar un personaje, deja bastante que desear. Si eres uno de los que admiró sus trabajos anteriores, no es necesario comentarte el porqué debes ver este largometraje. Pero si eres una de esas personas que, por el sencillo hecho de que esté en el reparto, ya te espantas; es más que necesario que tomes valor y aguantes 2 horas para ver ‘Argo’.

En 1979, Irán logró derrocar a su Sha, Mohammad Reza Pahlavi, tras un periodo de hambre y políticas occidentales. El mismo consiguió asilo en los Estados Unidos, lo que enfureció al pueblo, hasta el punto de atacar la embajada norteamericana en Irán, pidiendo que Reza Palhlavi vuelva y sea ejecutado. Lograron mantener de rehenes a los funcionarios, aunque 6 de ellos lograron escapar. El film narra la operación secreta que tenía como objetivo salvar a estos 6 fugitivos del pueblo iraní.

ARGO

Aunque thrillers políticos y/o diplomáticos no falten hoy en día, ‘Argo’ es una cita casi obligatoria. Esto se debe al trabajo de Ben como director. Ya en ‘The Town’ demostró que manejar la ansiedad de los espectadores era lo suyo y, aquí, llegó al límite, logrando que uno no pueda ni parpadear de los nervios y más que nos pongamos nerviosos, consigue que nos desesperemos. El uso de los slowmotions es uno de los más acertados que se ve durante años, además de un manejo de reparto muy correcto (si, esto lo incluye a él).

El logró de Affleck es realmente para sacarse el sombrero. Consigue mantener un ritmo perfecto gracias a los “momentitos” simpáticos que posee la película, pero sin olvidar que estamos ante un thriller por excelencia. Además, otro elemento que cualquier cinéfilo miraría con ojos pasionales, es que la historia, en gran medida, se desarrolla en los estudios de Hollywood de los 80, dándonos una idea (aunque vaga, idea en fin) de como se manejaban.

Algo muy discutible si es la incorporación del director como protagonista. Posiblemente tengamos un Clint Eastwood joven y, lastimosamente, a muchos no les gusta la idea. Lo cierto es que, quieran o no a Affleck, este film no se vio en ningún momento perjudicado por su presencia delante las cámaras. Tampoco dio una actuación merecedora de premios (una nominación al Bafta que le sobra), pero acompañó correctamente al largometraje.

Argo cast

El resto del cast en Irán, más que actores con mucho talento (no lo digo con intensiones de desameritarlos), parecen ser personas muy bien dirigidas. Volviéndo a los Estados Unidos, tenemos a Alan Arkin y John Goodman, los encargados de dar un poco de aire a este film cargado de tanta presión. Sin duda ambos sobresalen por encima del resto, pero igual que Affleck, la nominación de Alan al Oscar quizá esté de más.

Los elementos técnicos son bastante recalcables, en especial, la edición y la banda sonora. William Goldenberg, también editor de ‘Zero Dark Thirty’ estará más que contento, pues quien no lo estaría con dos nominaciones en la misma categoría el mismo año. Lo cierto es que esa danza entre lo que pasa entre oriente y occidente lo sobrelleva perfectamente.

argo

El score, si bien no es nada “revolucionario” técnicamente hablando y tenga muchas inspiraciones del trabajo de A. R. Rahman en ‘Slumdog Millionaire’, es fácilmente uno de el mejor trabajo de Alexandre Desplat hasta el momento. Esta banda sonora añade correctamente ese extra necesario en las películas de suspenso y logra ubicarnos geográficamente con extrema facilidad gracias a sus sonidos medio orientales. Lo que si me pareció muy diferente a lo que actualmente se anda haciendo, es la utilización de las voces. Escuchar tracks como ‘Scent of Death’ o ‘Hotel Messeges’ son alivio para el alma que desee escuchar algo poco convencional.

‘Argo’ representa la evolución de un género que aún tiene mucho por demostrar. Esas ansias que nos dan ganas de gritar al final del film son un digno recordatorio de que el futuro del cine tiene aun guardado muchas sorpresas. Como dije al principio, si eres fan o curioso del trabajo de Affleck, vas a verla, pero si eres de esos que odian las películas donde el está, te invito a que le des una oportunidad a esta cinta que te dejará sin poder moverte en los minutos de tensión.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s